Posts Tagged ‘homero’

Aquiles y Héctor. Ilíada

12 noviembre 2009
aquiles-hector

Aquiles y Héctor, cerámica griega

 

View this document on Scribd

 

En este vídeo se muestra  el combate entre Aquiles y Héctor. Pertenece a la película Troya;  la mayoría de los detalles del combate han sido suprimidos.

Gonzalo Cordero Jiménez

Anuncios

Súplica de Príamo. Homero, Ilíada XXIV.

9 noviembre 2009

Príamo suplicando a Aquiles, Ivanov

View this document on Scribd

Clara Vázquez

Odisea. Canto XIII

9 noviembre 2009

 

View this document on Scribd
sirenas-y-ulises

Odiseo y las Sirenas

Valentina Bonacini

La Ilíada. Canto VI, Coloquio de Héctor y Andrómaca.

9 noviembre 2009

 

View this document on Scribd

 

hector_ceramica02

Héctor y Andrómaca. Cerámica griega

 

La despedida de Héctor y Andrómaca (Giorgio de Chirico 1917)

Despedida de Héctor y Andrómaca, Giorgio de Chirico, 1917

 

REFERENTES DE LA ODISEA

15 febrero 2009

Odiseo y las Sirenas, Waterhouse

Odiseo y las Sirenas, Waterhouse

Centrándonos en la Odisea de Homero existen cientos de referentes a los que acudir a la hora de comparar la literatura clásica y la cultura antigua con la que tenemos actualmente, y que nos encontramos día a día sin darnos por aludidos, e ignorando su origen o su significado. En La Odisea, como se conoce mundialmente, se habla del largo viaje que hace Odiseo para regresar a Ítaca, donde le esperan su esposa y su hijo Telémaco; un trayecto con numerosas complicaciones, retos y grandes obstáculos.

Esta trama central se puede comparar con los grandes viajes de la humanidad a lo largo de la historia, viajes a lo desconocido y realizados por hombres intrépidos, como Marco Polo, Cristóbal Colón o David Livingstone. O, por ejemplo, con los recientes viajes al espacio, tras el desarrollo de modernas tecnologías que quedan lejos de lo que nos relataba Homero.

En la ficción encontramos referentes a esto en la industria del cine, como en la película “2001: Una Odisea en el Espacio”, basada en la novela de Arthur C. Clarke, que se presenta como una historia paralela a las desventuras que padeció Odiseo para llegar a su hogar, pero en un ámbito increíblemente más moderno, lo que hace ver que la estructura del mundo la seguimos viendo con los mismos ojos, y nos siguen agradando el mismo tipo de relatos, con aventuras, conflictos y asimismo ingenios que hacen salir de ellos. Ésta película consiste en la búsqueda de un monolito en el espacio, que conlleva un complicado viaje por el Sistema Solar con diversos obstáculos. El título hace referencia a la novela de Homero, claro está.



Otro referente importante es “Ulysses”, la novela del escritor irlandés James Joyce publicada en 1922, cuyo título proviene también de la obra original de Homero. Dicen que existe todo un ecosistema de paralelismo entre ambas, principalmente la correlación entre Odiseo y Leopold Bloom, el protagonista.

Portada de Ulysses

Portada de Ulysses

Finalmente, un referente curioso que ha ido modificándose enormemente a lo largo de la historia son los animales y monstruos mitológicos que aparecen en “La Odisea” con regularidad. En especial, las sirenas.

Según Homero, las sirenas con las que Odiseo acaba encontrándose, son seres fabulosos, originarios de la mitología griega, a las que se las representan como aves con rostro o torso femenino, y las cuales se distinguen por poseer una voz prodigiosamente atractiva. En “La Odisea” Ulises prepara a su tripulación para evitar la música de las sirenas tapándoles los oídos con cera pero, deseoso de escucharlas él mismo, se hace atar al mástil para no poder arrojarse a las aguas al oír su música.

Concepción de Sirena Clásica

Concepción de Sirena Clásica


Concepción de Sirena Actual

Concepción de Sirena Actual

«”Primero llegarás a las Sirenas, las que hechizan a todos los hombres que se acercan a ellas. Quien acerca su nave sin saberlo y escucha la voz de las Sirenas ya nunca se verá rodeado de su esposa y tiernos hijos, llenos de alegría porque ha vuelto a casa; antes bien, lo hechizan éstas con su sonoro canto sentadas en un prado donde las rodea un gran montón de huesos humanos putrefactos, cubiertos de piel seca. Haz pasar de largo a la nave y, derritiendo cera agradable como la miel, unta los oídos de tus compañeros para que ninguno de ellos las escuche. En cambio, tú, si quieres oírlas, haz que te amarren de pies y manos, firme junto al mástil -que sujeten a éste las amarras-, para que escuches complacido, la voz de las dos Sirenas; y si suplicas a tus compañeros o los ordenas que te desaten, que ellos te sujeten todavía con más cuerdas”>>



Más adelante, existen cientos de relatos de navegantes o piratas que se encuentran con ellas y sufren sus cánticos, cuando aparecen como seres malvados, o disfrutan simplemente de su presencia; pero bien es cierto que estos seres siempre han tenido una especie de presencia maligna, unida a su temeraria y bella voz. En algunos casos se las presenta como mujeres bellas, y en otros como seres monstruosos. Pero, en la mayoría de los casos simbolizan los términos de peligro y belleza, lo que se refleja en la concepción de las sirenas que tanto intrigaron a Sigmund Freud: las mujeres histéricas de Freud también son sirenas, “mujeres que seducen pero que más tarde son inalcanzables”.

Un ejemplo de la idea de sirena que se tiene hoy en día, es el libro infantil de James Matthew Barrie, “Peter Pan”, transformado en película después. El protagonista se encuentra con unas sirenas de extrema belleza, con el aspecto de una mujer con cola de pez.


No debéis creer por esto que las sirenas tenían buena relación con los niños: por el contrario, uno de los pesares más duraderos de Wendy era que en todo el tiempo que estuvo en la isla jamás logró que alguna de ellas le dirigiera ni una sola palabra cortés. Cuando se acercaba sigilosamente hasta la orilla de la laguna podía llegar a verlas a montones, especialmente en la Roca de los Abandonados, donde les encantaba tomar el sol, peinándose con gestos lánguidos que la fastidiaban mucho; o incluso llegaba a nadar, de puntillas como si dijéramos, hasta ponerse a una yarda de ellas, pero entonces la veían y se zambullían, probablemente salpicándola con la cola, no por accidente, sino con toda intención. El momento más hechizador para verlas es cuando cambia la luna; entonces sueltan unos extraños gritos lastimeros, pero la laguna es peligrosa en esas circunstancias para los mortales”



La conclusión de éstas comparaciones y referentes actuales de la conocida novela de Homero es que tanto la literatura como la cultura de hoy en día sigue con los moldes clásicos de siempre.