Archive for the ‘Cultura Clásica’ Category

Aquiles y Héctor. Ilíada

12 noviembre 2009
aquiles-hector

Aquiles y Héctor, cerámica griega

 

View this document on Scribd

 

En este vídeo se muestra  el combate entre Aquiles y Héctor. Pertenece a la película Troya;  la mayoría de los detalles del combate han sido suprimidos.

Gonzalo Cordero Jiménez

Anuncios

Virgilio, Eneida, IV, Dido confiesa a Ana su amor por Eneas.

9 noviembre 2009

 

View this document on Scribd

Dido y Eneas, Guérin

006

Los Puentes de Madison

Ana Jiménez

Súplica de Príamo. Homero, Ilíada XXIV.

9 noviembre 2009

Príamo suplicando a Aquiles, Ivanov

View this document on Scribd

Clara Vázquez

Odisea. Canto XIII

9 noviembre 2009

 

View this document on Scribd
sirenas-y-ulises

Odiseo y las Sirenas

Valentina Bonacini

La Ilíada. Canto VI, Coloquio de Héctor y Andrómaca.

9 noviembre 2009

 

View this document on Scribd

 

hector_ceramica02

Héctor y Andrómaca. Cerámica griega

 

La despedida de Héctor y Andrómaca (Giorgio de Chirico 1917)

Despedida de Héctor y Andrómaca, Giorgio de Chirico, 1917

 

Súplica de Dido. Eneida

9 noviembre 2009

 

View this document on Scribd

 

Muerte de Dido (Reynolds)

Los gladiadores

21 marzo 2009

El origen de los Gladiadores se remonta al siglo VI a.C cuando los milicianos etruscos luchaban entre sí para honrar a los difuntos de las clases influyentes de la sociedad. El término gladiador viene del latín gladius (espada), de ahí gladiator o portador de la espada. Con la llegada de la república romana, los gladiadores ya sólo eran hombres libres que luchaban a sueldo o esclavos, ladrones, prisioneros de guerra, condenados a muerte o condenados por graves delitos, que estaban obligados a luchar.

Con el tiempo, Roma decidió que tal ritual tradicional de origen etrusco debía incluirse en la vida social del pueblo, convirtiéndose en un espectáculo admirado por todo el mundo. Tenía lugar en los juegos públicos (Muneras) y comenzaron a organizarse como herramienta política propagandística.

Al grito de “¡Salve César, los que van a morir te saludan!” saludaban al emperador nada más entrar en la arena del anfiteatro. Con el transcurso del tiempo se unieron al espectáculo carros tirados por caballos que solían ser dirigidos por un auriga o conductor, y animales salvajes como leones, tigres, rinocerontes, leopardos, etc. Se crearon escuelas de entrenamientos y se crearon nuevos espectáculos. Roma así lo quería. Nada podía faltar en cualquier fiesta o conmemoración y por ello las escuelas se enriquecían más.

Dependiendo de las armas y métodos de lucha empleados, los gladiadores se dividían en dos clases, quienes contaban con armaduras ligeras y los que lo hacían con pesadas.

Según la tradición, cuando un gladiador había vencido a su oponente , la autoridad, guiada por los espectadores, indicaba con la posición de su dedo índice el destino del gladiador vencido en el combate. Si este índice se dirigía hacia el cielo, el derrotado conservaba su vida. Esta opción no era muy común. Si el dedo índice señalaba la yugular, se procedía a la ejecución del gladiador vencido introduciéndole la “espada costa” por el cuello en dirección al corazón.

Los gladiadores que obtenían gran éxito recibían una gran aclamación; eran ensalzados por los poetas, su retrato aparecía en joyas y jarrones, las damas patricias los mimaban y en los tiempos del Imperio recibían una cantidad de dinero. Cuando a un gladiador se le entregaba en premio una espada de madera, era señal de que se le autorizaba para abandonar la profesión de gladiador.

Los gladiadores que morían en la arena eran arrastrados al espoliario por los esclavos que estaban al servicio del anfiteatro, los cuales se valían de un garfio de hierro y los sacaban por la puerta llamada de la Muerte. Dicha puerta conducía al Spoliarium, dependencia del anfiteatro destinada a depositar los cadáveres para despojarlos de sus armas y vestiduras.

A lo largo de la historia, la valentía de los gladiadores ha sido representada tanto en la literatura, como en el cine. Así, podemos encontrar numerosas películas de gran relevancia ,como Espartaco, un esclavo culto, inteligente y justo que llevó a cabo la más grandiosa rebelión contra la Antigua República romana, Ben Hur, un aristócrata de Judea que durante el reinado del emperador romano Augusto es esclavizado a causa de la traición de su amigo romano Messala, o Gladiator, en la que su protagonista es capturado y esclavizado en Hispania y se convierte en gladiador llegando a desafiar al mismo emperador en el Coliseo. En estas tres películas los gladiadores se caracterizan, además de por su valentía y fortaleza, por su carácter carismático y sus ansias de libertad y justicia.

gladiator

En la literatura actual, también podemos encontrar diversas obras acerca de los gladiadores e incluso en la literatura infantil, como es el caso de Asterix gladiador, en el que los galos se embarcan en una de sus aventuras en el circo romano.

asterixcover-asterix_the_gladiator

Matrimonio en Roma

5 marzo 2009

La palabra matrimonio, viene de “mater” que en latín significa “madre”; esto era porque el matrimonio en Roma tenía como finalidad tener hijos, el amor era algo secundario.

En la antigua Roma casi no había solteros, ya que el matrimonio era considerado necesario, los hombres que no tenían esposa estaban mal vistos, y debían pagar impuestos.

Para casarte en la antigua Roma tenías que cumplir ciertos requisitos,  por así decirlo:

– Ser ciudadano

– Contar con el consentimiento paterno. Al principio los novios ni siquiera podían opinar, algo que ha seguido pasando hasta hace poco.

– Y tener la edad legal:  Doce años en las mujeres, y dieciséis en los hombre.

Había tres tipos de ceremonias:

Confarreatio: Ceremonia ante la máxima autoridad religiosa y diez testigos, (Se comía una torta de trigo durante la boda).

Este video es una repesentación de una ceremonia Confarreatio

Coemptio: Venta simbólica de la novia al futuro esposo. Se realizaba ante la presencia de cinco testigos y un portador de una balanza.

Usus: Requería la vida en pareja durante un año seguido sin interrupciones de más de tres noche seguidas.

La boda:

Antes de la boda, se consultaba a los auspicios. Consultar a los auspicios consistía en hacer una ceremonia donde se soltaban pájaros y se adivinaba el futuro (de la futura pareja) dependiendo de la dirección en la que volaban. También servía como protección de los malos espíritus. La palabra auspicio viene del latín “auspicium”: “auis” significa aver, y “spicio” observar. De ahí vienen palabras como “avión” o “avestruz”.

La noche antes de la boda la novia ofrecía sus juguetes a la diosa Venus.

Luego se cambiaba poniéndose una túnica blanca y cubriendo su cabeza con un velo rojo, símbolo de pasión.

El padre, hacía un sacrificio a los dioses de un animal, y tras esto se firmaban los papeles.

La esposa era asistida por la “pronuba”, que era una matrona casada una sola vez. Ésta unía las manos derechas de los esposos una sobre otra.

Cumplidas las formalidades, tenía lugar el banquete: la cena nupcial.

Después de acompañaba a la novia a casa de su marido dónde la levantaban a pulso para que no pisara el umbral de la puerta (motivos supersticiosos). Una vez allí, el marido le ofrece agua y fuego, considerados los elementos de la vida.

La mujer, tenía más libertad estando casada: podía salir de casa y acudir a banquetes, reunirse en las termas, ir a los espectáculos..

En cuanto a la fidelidad, era severamente castigada en caso de adulterio.El marido tenía derechos de acusar e incluso matar a su esposa. Con el gobierno de César Augusto se impuso una ley por la cual se desterraba a la mujer infiel. Y se consideraba que la mujer era la única culpable de una infidelidad, incluso si era cometida por el marido.

Divorcio:

Al principio el matrimonio podía anularlo sólo el marido, simplemente tenía que llamar a su mujer, pedirle las llaves de casa ante un testigo y decirle: “tuas res habeto”, que significa “coge tus cosas”.

Pero más adelante la ley cambió, y se clasificaron los divorcios según la causa:

Divortium ex iusta causa: Adulterio

Divortium bona gratia: No era culpa de nadie ( impotencia, esterilidad..)

Divortium sine causa: Sin causa

Divortium communi consensu: De mutuo acuerdo

Actualmente, podemos ver muchísimas diferencias y evoluciones con respecto al matrimonio romano. Por ejemplo, ¿qué es eso de tener como finalidad fundar una familia? Ahora nos casamos por amor (siempre hablando de la cultura occidental), porque queremos, y además podemos formar una familia si nos place.

Hoy en día el matrimonio concertado es algo que no conocemos en nuestra sociedad, pero aún en China, India o Japón los matrimonios arreglados son muy comunes.

Respecto a los años, hay variaciones sobre la edad en la que uno puede casarse en occidente, pero varía de los 15 a los 18 años, en Roma se consideraba a una niña desarrollada físicamente suficiente madura como para casarse (ya que ya era fértil), y por eso contraían matrimonio en una edad tan temprana.

La boda en sí, no es tan diferente a las bodas que se ven hoy en cualquier sitio en cambio, ya que es usual hacer una gran ceremonia en la cual se firman los papeles y se casa a la pareja , para después celebrar un gran banquete y terminar con la reunión del novio y la novia en solitario.

Obviamente a la mujer de hoy, al ser casada, no se le abren puertas respecto a salidas de su casa, reuniones con amigas o asistencia a teatros, pero lo que si se mantiene aunque en menor medida es el machismo oculto que existe en el matrimonio y la familia. Por ejemplo:

-Es costumbre ponerle a los hijos primero el apellido del hombre  y no el de la mujer.

-Las mujeres suelen cobrar salarios más bajos que el de su marido.

-El matrimonio se considera “marido y mujer”, el cristianismo (uno de los mayores promovedores del machismo) no se dignó a crear un vocablo especial para el sexo femenino.

-El adulterio o el embarazo previo a la concertación del matrimonio en algunas culturas son castigadas con la pena capital para las mujeres.

Aún siendo miles de años los que nos separa de los antiguos romanos, está visto que no tenemos costumbres tan diferentes que las de nuestros ancestros, y que incluso medios algo arcaicos dados en el S. I, siguen vigentes hoy en día en culturas poco desarrolladas.